• Home
  • Noticias
  • Obispo de San Bernardo: “El ministro Fernández no debería estar de acuerdo con la Ley de Aborto”

Obispo de San Bernardo: “El ministro Fernández no debería estar de acuerdo con la Ley de Aborto”

30 junio 2016 Noticias


2306231

Juan Ignacio González , que representará a la Conferencia Episcopal ante la Comisión de Salud del Senado, apuntó a la coherencia del titular de Interior, quien es Opus Dei. También se refirió a la objeción de conciencia, en caso de que se promulgue la ley, y aseguró que en el Hospital Parroquial de San Bernardo “no va a haber abortos”.

“Lo tomo como una responsabilidad, para mostrar a los legisladores, con prudencia y moderación, que la postura de la Iglesia no sólo se ampara en la escritura y la revelación, sino que también integra nuestra nación, en la cual el sentimiento religioso es parte esencial de la vida política, económica y social. Y estamos muy agradecidos de haber sido invitados”, plantea el obispo de San Bernardo, Juan Ignacio González.

El prelado se refiere a la sesión de la Comisión de Salud del Senado, fijada para hoy, en Valparaíso, donde expondrá la postura de la Conferencia Episcopal (Cech) sobre el proyecto para despenalizar el aborto en tres causales. González es, en la actualidad, el único obispo del país que pertenece al Opus Dei, prelatura que cuenta con cerca de tres mil fieles en todo Chile. Además, es abogado y forma parte del equipo asesor del Episcopado en materias jurídicas y canónicas.

Respecto de la iniciativa legal del gobierno, González es claro: “Estamos frente a un proyecto de ley que permite quitarle la vida al más inocente de los seres, por quienes en teoría están llamados a cuidarlo y protegerlo, que son sus padres y el mismo Estado. Ninguna de las tres causales es aceptable ”.

La cámara aprobó el proyecto del gobierno e incluyó las tres causales originales: riesgo de vida para la madre, cuando el embrión o feto padezca una alteración estructural congénita o genética de carácter letal, y si el embarazo es resultado de una violación. ¿Cree que el Senado acogerá de mayor forma la postura de la Iglesia? 

Sí, pienso que en el Senado debería ser diferente, por la realidad de lo que significa esta instancia en la producción y elaboración de las leyes. Con argumentos similares y otros novedosos, puede que haya un cambio. Allí hay parlamentarios que tienen precauciones muy serias respecto de las causales (…) creo que vamos a ser más escuchados. La Iglesia no habla con populismos para decir una verdad. La decimos tal como la concebimos. Y siempre lo hemos hecho así.

El nuevo ministro del Interior, Mario Fernández, quien participa en el Opus Dei, ha dicho que apoya el programa de gobierno. Usted, ¿espera un cambio con él? 

Creo que esto corre por otro carril, el del Parlamento. El tema está ahí, nunca ha tenido nada que ver el ministro del Interior, por lo menos en el sentido de influir. Pienso, sí, que él (ministro Fernández), con sus ideas, que son las de un hombre católico, no debería estar de acuerdo con que ésta sea una ley que despenaliza, porque es una ley que permite y legaliza el aborto en Chile, y pone al servicio de las tres causales a todo el aparato médico del Estado y las instituciones del Estado. Y lo establece como un derecho de la mujer. El ministro no puede hacer mucho, pero si pudiera, debería estar jugado por la posición correcta, que es decir que no tenemos derecho de hacer una ley que permita quitarle la vida a un inocente.

¿Espera que el ministro se cuadre con la idea de la Iglesia Católica?

No sé hasta dónde llega la influencia del ministro en esto. Me gustaría mucho que asumiera claramente que, aunque esté en el programa de gobierno, no es una ley que despenalice, sino que legaliza. Con que el ministro aceptara eso, habría que pensar seriamente en otro texto, en otro proyecto. No se puede castigar a una persona inocente.

Usted es Opus Dei y el ministro también. ¿Pone eso, a su juicio, un ingrediente especial respecto de la consecuencia como católico?

Creo que, como miembros de Opus Dei, los dos tendríamos que ser coherentes con la fe de la Iglesia Católica. Eso es lo que se nos pide.

¿Cree que la Iglesia Católica ha perdido adherentes por su postura en este tema? Según las encuestas, la mayor parte de la población apoya el proyecto del gobierno.

El tema de las encuestas es algo muy manejable, no creo mucho en ellas; yo veo que la gente cristiana, cercana a las iglesias, también a la evangélica, está en contra del aborto. Pero la Iglesia no puede moverse pensando en atraer o alejar a la gente. Hay verdades que se deben decir con claridad y respeto. Y nosotros, sobre esta materia, siempre hemos dicho lo mismo.

¿Ve al ministro Fernández algo “preso” de las ideas del gobierno?

No lo sé, me cuesta mucho hacer un juicio sobre esa materia. Ya he dicho por allí, que si el ministro analiza la discusión de la ley, él va a dejar su opinión. Su opinión es que se está despenalizando, pero en realidad se está legalizando, se está aprobando el aborto. Lo más delicado de todo esto, es que uno es dueño de sus actos y consecuencias. Y en todos lados, en todos los países, esta ley ha sido usada, con las mismas causales, para llegar finalmente al aborto libre. Esas son las cosas que el ministro debe sopesar en esta materia.

La Iglesia, ¿solicitará una audiencia con Mario Fernández? 

Es muy posible, yo lo conozco poco, pero lo conozco, es perfectamente abordable si fuera necesario, para eso están los organismos de la Cech.

¿Qué opina respecto de la libertad de conciencia?

En eso ha habido una pequeñez por parte de los legisladores de la Cámara de Diputados, de no querer comprender que está involucrada más gente, como la enfermera, el arsenalero, el asistente. Cada uno puede quedar afectado en su convicción ética de una forma u otra, detrás de instituciones católicas, como por ejemplo el Hospital Clínico de la UC, que tienen determinados principios. En San Bernardo también tenemos un hospital, en el cual, desde hace años, quienes entran a trabajar allí saben que tienen ciertos principios. Ese hospital es de la Iglesia, pero tiene convenios con el Servicio de Salud Sur y atiende a seis consultorios de nuestra comuna y de Calera de Tango, con todas las patologías del sistema público.

¿Y allí no habrá abortos?

No, no va a haber abortos y los médicos de allí no van a hacer abortos. Vamos a tener que ver con los senadores cómo lo hacemos para salvaguardar a quienes apelen a su libertad de conciencia (…) cualquier médico en nuestro hospital se compromete, con un documento firmado y una declaración por escrito, a no realizar abortos, porque es contrario a los principios del hospital, que nació de la parroquia de esta diócesis, antes de que fuera diócesis, hace 118 años.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.