Al Aire
¡Francisco! Fé y Alegría para Todos

Yago de la Cierva, asesor comunicacional de Iglesias “Hoy el sitio más seguro para un menor es cerca de un sacerdote”

23 abril 2017 Actualidad Destacados Eclesial Noticias


Asegura que tras la crisis de los abusos de clérigos en EE.UU. la década pasada, hoy observadores imparciales dicen que los sacerdotes han sabido rectificar. El experto, de visita en Chile, ha asesorado a El Vaticano en varios conflictos eclesiales.

Luego de graduarse en Derecho en la Universidad de Santiago de Compostela (España), Yago de la Cierva decidió dedicarse a las comunicaciones. Así fundó la agencia de noticias RomeReports y actualmente imparte clases de comunicación corporativa en la Universidad de Navarra (España).

En 2011 lo nombraron director de la Jornada Mundial de la Juventud -evento organizado por la Iglesia Católica que reúne a los jóvenes de todo el mundo con el Papa- que se realizó ese año en Madrid.

También ha sido asesor comunicacional de El Vaticano y es experto en comunicación de Iglesias. El español habla sobre la crisis de la Iglesia Católica en Chile y España, y explica cómo recuperar la credibilidad de la institución tras los casos de abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes.

De la Cierva es uno de los invitados estelares del IV Seminario Comunicaciones de Iglesia, que se desarrollará en Santiago mañana (ver recuadro), y donde entregará su perspectiva sobre la crisis que vive la religión católica.

¿Qué cree que ha sido lo más destacable del Papa Francisco I comparado a los Papas anteriores?

La figura del Papa Francisco pone ante los ojos necesidades muy importantes: la actitud de compasión y misericordia que reina en el ser humano, la urgencia de ocuparnos de nuestros hermanos necesitados y salir de nuestra burbuja de cristal y la prioridad de las personas sobre las instituciones.

Los católicos pensamos que tenemos al Papa que en cada momento necesitamos, y no se puede comparar con otros. Quisiera destacar que existe una continuidad entre los Papas, es decir que Francisco no se entendería sin Benedicto, y ellos dos serían imposibles sin los dos Juan Pablo.

¿Cuál es la asesoría al Vaticano que más le ha costado realizar?

Uy, esos trabajos son confidenciales. Pero sí le puedo decir que trabajar para la Iglesia, en general, llena de satisfacción a cualquier profesional de la comunicación. En la consultoría empresarial es frecuente encontrarse con problemas de identidades desviadas de su fin, con personas motivadas solo por dinero o ambición de poder. En la Iglesia, los problemas suelen ser de comunicación, ya que se hacen las cosas bien, pero no se consigue que se sepa.

¿Cómo cree que se puede difundir la fe católica y cristiana en una época donde la desconfianza hacia la Iglesia Católica va en aumento?

Hay países y hasta continentes enteros en que la Iglesia es un motivo de esperanza para todos, incluso para los no católicos. Hay otros que han pasado por momentos de gran crisis de credibilidad, pero han sabido rectificar. Por ejemplo, después de la crisis de abusos sexuales por parte de clérigos en EE.UU. ocurridos en la década pasada, hoy día los observadores imparciales dicen que el sitio más seguro para un menor es cerca de un sacerdote católico. No es casualidad ni mala memoria, sino un plan radical de transformación cultural y espiritual que da frutos.

¿Qué estrategias comunicacionales podrían servir para levantar la imagen de la Iglesia Católica?

Primero hay que preguntarse si la mala imagen de una institución corresponde a la realidad. Si es así, no hay que lanzar una estrategia comunicacional, sino corregir lo que se hace mal. Las estrategias sirven cuando se hacen las cosas bien, pero eso no llega a la gente. Y en ese caso, hay que preguntarse por qué. En la Iglesia necesitamos hacer las cosas coherentemente con nuestra fe y ser transparentes, en lo bueno y en lo malo.

La conferencia que realizará el 24 de abril se titula: “Para comunicar mejor, reforzar la credibilidad”. ¿Cómo se logra eso siendo que, al menos en Chile, los sacerdotes y actores de la Iglesia, han guardado secretos sobre abusos sexuales a menores durante años?

No conozco con detalle la situación en Chile, y por eso no puedo hacer un diagnóstico de lo que ha pasado. Lo que sí puedo decirle es que los abusos de clérigos y los ocultamientos de los pastores son siempre terribles, y que son motivos más que suficientes para perder toda credibilidad, como dijo el mismo Francisco el pasado Viernes Santo. La credibilidad perdida se recupera cuando se pide perdón y se rectifica. La gente perdona, pero no lo hace si no se le pide perdón.

¿Cómo llamaría a los jóvenes de hoy en día a que se unan a la fe católica?

Tengo la enorme suerte de haber trabajado en varias Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ), y de ver qué pasa cuando a los jóvenes se les plantea el desafío contracultural de vivir la fe sin edulcorarla. Cuando no responden, es porque se les da una versión aguada del catolicismo o cuando se les enseña una doctrina sin Jesús en el centro. No nos unimos a la fe católica, sino que seguimos a Cristo. La doctrina es importante, pero a veces funciona mejor la experiencia de vida. Tampoco aquí funcionan las estrategias comunicativas, sino que los jóvenes creyentes lo sean tan de veras que atraigan a sus amigos y amigas.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

A %d blogueros les gusta esto: